Súbete al barco del restaurante Marea Alta

Enrique Valentín es conocido como “el cocinero madrileño de Barcelona”. Llegó a la Ciudad Condal, enamorado de una catalana, hace ya más de diez años. Con la mirada profesional orientada a la notaría, empezó a trabajar en la hostelería durante un tiempo y, a pesar de que sus padres querían que reanudara sus estudios, acabó dejando los libros por la cocina. Ha ido aprendiendo de forma autodidacta gracias a su autoexigencia y codeándose, por su talento, con chefs de la talla de Fermí Puig.
Lanzó Casa Paloma y Chez Cocó en Barcelona. Ahora, además de continuar con el Bar Bas en Rambla Catalunya, está al frente del restaurante del momento y su coctelería, Marea Alta y Marea Baja, con unas magníficas vistas de 360 grados sobre la ciudad de Barcelona.

Las dos plantas del restaurante nos recuerdan a un barco.
Ese era el objetivo, una decoración que nos trasladase al mar pero sin caer en estridencias. En un espacio así, de interiorismo minimal, realizado por Reyes Ventós, la gente se concentra más en la comida y el servicio. Por eso la vajilla tiene más color, ahí está la clave.
Sí, pero nos sentimos a bordo y con unas vistas que solo podemos vislumbrar desde el Tibidabo en el ángulo opuesto.
Precisamente por ello queríamos un espacio de less is more. Las vistas son el regalo para el cliente.
Contáis con tres plantas en esta torre tan emblemática.
Así es, tenemos una destinada al restaurante, otra a la coctelería y la tercera es la cocina.
¿En qué se centra vuestra oferta gastronómica?
En los ahumados y, sobre todo, en el pescado a la brasa. Ahora bien, vamos más allá de los ahumados tradicionales, como el salmón. Tenemos sardinas, anguilas… y cuando ahumamos lo hacemos como complemento. Por ejemplo, en el caso del salmón, lo hacemos en caliente y como complemento del plato. También ofrecemos piezas enteras de pescado a la brasa. Buscamos recrear los paisajes culinarios de todo el territorio español.

¿De dónde proceden vuestros proveedores?
Elegimos las mejores piezas en los principales puertos pesqueros de España, como Galicia, Asturias, el País Vasco, Cataluña… Vamos allí donde está la mejor oferta y si un día no hay un tipo concreto de pescado, no lo ofrecemos. La frescura y la primera calidad son nuestro objetivo.
Servís piezas de 1 kilo, ¿verdad?
Sí, nuestro valor diferencial es ofrecer piezas enteras en la mesa y que los clientes se vayan sirviendo, escogiendo las partes que más les gustan y degustando poco a poco del sabor auténtico.
Y en Marea Baja os habéis especializado en los cócteles de sangría.
Queríamos recuperar el cóctel español por antonomasia. Tenemos más de doce tipos, además de servir otros licores.

Despiece
Versatilidad en espacio y tiempo
Los restaurantes Marea Alta y Marea Baja permiten disfrutar de una noche entera o un almuerzo completo sin tener que movernos más que entre sus dos plantas. Además, disponen de dos terrazas climatizadas de 360 grados que invitan a salir a tomar una copa de aperitivo, un digestivo o, simplemente, picar algo como si nos asomáramos a la borda de un barco.

Credits: publiqué una versión de este artículo en el segundo número de a Magazine, the lifestyle magazine

Photos: by Flaminia Pelazzi

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *