El viaje de Menchén Tomàs

Cierra los ojos. Relaja los párpados y verás cómo de la vigilia llega el sueño, ese profundo y arropador sueño que desfila por nuestro yo más interior y cuyo horizonte es la serenidad más placentera. Un viaje. Un viaje sin día ni hora, sin patrón ni guión. El reloj se para. Pero prosigues navegando. Sutilmente ves las primeras siluetas, que toman cromatismos desde rayas rojas a un jardín de flores para luego sumergirnos en un mar azul, en tejidos con relieve que, junto al patronaje y la sastrería, crean volúmenes que te envuelven en tus anhelos y deseos más poderosos.

Las ilusiones hacen presencia y la elegancia vaporosa se aúna a los ceñidos en cintura y la voluptuosidad en vestidos, corpiños o capas superiores que reinventan el kimono y la gabardina. El abismo ya no existe. Flotas en superposiciones con sedas, georgette, gasa, popelín e, incluso, la raya diplomática en algodón. La sensibilidad va fluyendo en toda la colección. Hemos alcanzado la meta, el despertar del alma libre.

El viaje se complementa con accesorios de inspiración sudasiática y botines en distintos colores que combinan la feminidad más elegante con el confort que requiere la mujer urbana, la mujer cuyos sueños son su el eco a la felicidad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *