Pasión creativa, oficios que vuelven

Callejuelas estrechas en el barrio de la Ribera de Barcelona recuerdan los antiguos gremios que florecieron allí hacia el año 1300: Mirallers, Agullers, Sombrerers, Blanqueria. Estos oficios, junto al de bordar, hacer zapatos o simplemente aprender patronaje, están viviendo un auténtico renacimiento gracias a los miles de jóvenes que desean tener una prenda única. Todos llevamos un artista dentro, algunos lo llamarían trendsetter. La necesidad de expresar nuestra personalidad a través de la ropa y complementos se alía con la voluntad de individualización en el mundo de las tendencias.

10423661_10152544040646412_4328350254543759551_n

Rebuscar en viejos baúles de tiendas de segunda mano es algo que ya no cumple con nuestras expectativas en la mayoría de los casos. Demasiada gente viste prendas vintage. La exclusividad sigue consistiendo en revisitar el pasado, pero ahora la tendencia ha dado una nueva vuelta de tuerca: hacerse la propia ropa y complementos. Y, por una vez, parece que la práctica es tan fácil como la teoría. Así lo aseguran muchos chicos y chicas jóvenes que están abriendo talleres en el Born y en el barrio Gótico de Barcelona para enseñar, a aquellos que lo deseen, a coser, hacerse un sombrero o incluso la horma para un par de zapatos a medida.

pasion-creativa_no__5096“Crear es inherente al ser humano, pero en épocas de recesión económica es cuando aflora con mayor ímpetu la creatividad. A períodos de crisis en el pasado (siglos XIX y XX) siempre han seguido fases de innovación. La gente está en casa y se pregunta qué puede hacer con sus manos, algo que tras la Revolución Industrial había quedado en un segundo plano”, explica Jürgen Salenbacher, profesor de Márqueting y Branding en la Escuela Superior de Diseño IED Barcelona y autor del libro Creative Personal Branding. La industrialización permitió, por una parte, hacer que los procesos de producción dejasen de ser eminentemente artesanales reduciendo el valor de los precios al consumo de la época y, por otra, posibilitó la democratización del acceso a los bienes materiales. En esa época, entra en crisis la elaboración artesanal de cualquier objeto ya que la industria era capaz de realizar mejor el mismo trabajo, en menos tiempo y de manera infinitamente más operativa. “Es la época en la que empieza a hablarse de diseño industrial contemporáneo, siendo necesaria la concreción de una nueva figura profesional que determinase las características que debían tener los objetos, para ser producidos en serie y consumidos masivamente”, añade Nacho Toribio, miembro fundador, junto a Massimo Tepedino y Carmelo Zappulla, del despacho EXTERNAL REFERENCE ARCHITECS.

10014550_10152963992086412_877073835050839337_n

Pensamos con las manos
Pero el exceso de oferta ha conllevado que mucha gente busque expresar su personalidad a través de la ropa por otras vías. Nadie quiere coincidir en un aula o en el trabajo con dos personas o más que lleven el mismo jersey. De ahí que naciese la pasión por la ropa de segunda mano, y que, entre otras razones, triunfase la venta por eBay. Pero ahora que estos recursos ya no aseguran un estilo único, lo cual, unido al afán por encontrar vías de expresión de nuestra creatividad inherente, han conllevado el éxito de los talleres que organizan colectivos como Duduá. Asimismo, las aulas de los cursos de especialización en sombrerería y calzado de las escuelas de diseño están siempre a rebosar. “Todo ser humano lleva un creador dentro, pensamos con las manos, por mucho que las mujeres de los cincuenta, por rebelión contra la sociedad y el papel de la mujer que representaban sus madres, se hayan negado durante años a demostrar su talento cosiendo. Ahora, con los cambios en la sociedad, hacen florecer sus conocimientos y los transmiten a sus descendientes”, explica Flora Ximenis, profesora de Fashion Styling en el el IED de Barcelona.

IMG_5095

Duduá (http://www.duduadudua.blogspot.com) es el proyecto personal de Alicia Roselló: “Hace cuatro años me di cuenta de que Barcelona estaba llena de gente creativa pero sin ningún sitio en el que vender o exponer sus obras. Asimismo, quería demostrar que las manualidades no son actividades ni aburridas ni anticuadas. Son técnicas que, en función del punto de vista que les otorgues, pueden ser sumamente contemporáneas”. Así fue como Alicia abrió en 2006 una pequeña tienda que, en 2010, se reconvirtió en taller y galería. La programación de Duduá incluye talleres de ganchillo freestyle para principiantes, amigurumi (aprender a confeccionar muñecos tridimensionales en ganchillo), tricot, jacquard (dibujar en tricot), bordado clásico, bordado con la aguja mágica, costura e incluso decoración de cupcakes. El público que acude a las clases es mayoritariamente joven, de entre 20 y 35 años, pero, a diferencia de lo que podríamos pensar, no todo son chicas. Hay chicos impartiendo clases y como estudiantes, con lo que se genera un clima muy espontáneo, heterogéneo y efervescente en cada sesión.

plant hangers

Originalidad versus técnica
A diferencia de antaño, actualmente importa mucho más la creatividad y originalidad de la pieza que el dominio técnico necesario para realizarla. En los talleres se aprende lo básico y luego cada uno en su casa practica para poder realizar proyectos más complejos y para ser más ágil en el trabajo. “Actualmente la técnica también cuenta pero no tiene tanto peso. Es más, ahora se intenta terminar los trabajos lo antes posible cuando antes nuestras abuelas estaban años trabajando. Creo que la paciencia de las nuevas generaciones no permite hacer colchas durante años, ni tampoco lo pretendemos”, explica Alicia Roselló.

1502528_10153186050751412_5088728750890571691_n

“Ahora bien, si se me da bien hacer ganchillo, ¿por qué no vender mis productos por Etsy?”, reflexiona Flora Ximenis. Este mercado online de productos hechos a mano se nutre fundamentalmente del trabajo de muchos jóvenes que han visto que su talento manual puede ser también una fuente de ingresos, como el mismo hecho de impartir talleres y enseñar a otros los conocimientos adquiridos por vía familiar, acudiendo a observar trabajar al zapatero del barrio, o a través de Internet. Hay miles de blogs en todo el mundo que ofrecen tutoriales para aprender a bordar, hacer el patrón de una falda o confeccionar una manta a base de patchwork, como http://elcostureromagazine.blogspot.com/ (en español); http://blog.karenbarbe.com/ (en español e inglés); http://poppytalk.blogspot.com/ (en inglés); http://bloesem.blogs.com/bloesem/ (en holandés); y http://www.designspongeonline.com/ (en inglés), entre otros.

10455423_10153025137066412_4630284175797287686_n

En esta voluntad de recuperación de los antiguos oficios también tiene su importancia el reciclaje y el eclecticismo cultural de los últimos tiempos. Mezclamos materiales, técnicas, colores, estéticas… todo en pro de la exclusividad y, para algunos, como Carolina Milani, que regenta un taller de calzado en Poblenou, también con el objetivo de seguir no tan sólo una conducta ambiental impecable, sino de proponer además un nuevo sistema de valores: “El mejor modo de reducir emisiones atmosféricas es alargando la vida de los objetos de consumo. Además, creo que hay que tomar conciencia del sistema en el que vivimos inmersos. Es muy tentador comprarse un par de zapatos nuevos si resulta más barato y sobretodo más fácil que hacérselos uno mismo, pero si eres consciente de porqué los precios son tan bajos (política de empresas, explotación, contaminación), preferirás tal vez hacértelos tu que comprarlos en una tienda”.

estuche_1

La política de no consumo está ahí, pero el motor de la tendencia es sin duda la búsqueda de exclusividad, de diferenciación, una tendencia que, a diferencia de otras, es irreversible. “El mundo contemporáneo nos sorprende tanto como a Virginia Woolf. Volvemos a sentir que la sustancia de la vida es mágica… Y si en el siglo XVIII sabíamos cómo se hacía cada cosa, la sociedad tecnificada de hoy nos oculta todos los procesos. Una opacidad sobre la que planea una nueva revolución silenciosa, aquella que nos devuelva la plena conciencia del individuo, el goce de la exclusividad como modo genuinamente humano de ser en nuestro entorno”, concluye Nacho Toribio.

bolsa_red_1

Bordado
“En el mundo del bordado hay una gran variedad de estilos con los cuales puedes crear muchísimas cosas, la magia esta en saber reinventar, en aprender a darle la vuelta a las técnicas”, explica Laura Chamaca, profesora del curso de bordado con la aguja mágica en el taller de Duduá. Esta chilena de 24 años creció entre hilos y agujas, por lo que era casi lógico que desarrollara una gran pasión por las manualidades y el bordado en concreto. “Al llegar a Barcelona me puse a estudiar diseño de moda pero lo dejé porque me di cuenta que lo que me apasionaba era el bordado. Mi siguiente residencia fue, pues, París, donde me inscribí en la École Lesage, en la que imparten bordado para alta costura. Luego volví a la capital catalana y junto a mi novio creamos la marca Craft by Cat de bordados. Actualmente combino dar clases, en Duduá, con seguir formándome. Estoy muy interesada en conocer y dominar las antiguas técnicas de esta actividad artesanal, así que me toca trabajar duro para ser admitida en dos escuelas de bordado, una en Inglaterra y la otra en Japón. La idea es no parar de bordar”.

10350337_10152978064591412_1924253684083899377_n

Las bases para bordar con la aguja mágica se aprenden en aproximadamente tres horas. A los alumnos de Laura les llama siempre la atención la rapidez con que se consigue cogerle el truquillo a la técnica: “Cada día hay mas adictos al hobby del bordado mágico por el hecho de que no tienes que recordar muchas cosas. Son sólo los tres puntos importantes, lo siguiente es practicar. Eso sí, pasar del hobby al arte es cuestión de tiempo y paciencia, por eso se asocian las manualidades a las abuelas, ellas tenían el tiempo y el talante necesario. Sin embargo, ahora mucha gente joven está motivada y, a pesar de ir siempre contrarreloj, intentan sacar tiempo de donde sea para hacer lo que les gusta. Un claro ejemplo es que antes bordar sólo se hacía en casa, mientras que ahora puedes ver a personas reunidas en bares con amigos tricoteando o bordando, es precioso”.

pasion-creativa_no__5093

Sombrerería
Nina Pawlowsky es la profesora del curso de especialización de Diseño y Construcción de Sombreros de la Escuela Superior de Diseño y Moda Felicidad Duce, así como profesora en el curso de diseño de moda del IED de Barcelona. Escenógrafa, figurinista y sombrerera, es también una de las organizadoras de las Passejada amb Barret juntamente con Cristina de Prada, que este año llega a su 7ª edición. Apasionada de los complementos, que siempre destacan en cualquier indumentaria, resalta la voluntad de lograr poseer aquello que no se encuentra en el mercado como el factor principal que explica la cantidad de alumnas en sus clases.

Edgar_Germain_Hilaire_Degas_011

Nina enseña las distintas técnicas para hacer sombreros y las personalidades que han formado parte de la historia de esta actividad manual, como Coco Chanel, Schiaparelli, Stephen Jones, Phillip Treacy y Jean Barthet, entre otros. La idea es que los alumnos aprendan los fundamentos para que luego, practicando, puedan desarrollar la técnica y dejarse guiar por su instinto creativo: “Es esencial adquirir unos conocimientos. Después depende de las capacidades de cada uno. Siempre comento a mis alumnas que en Nueva York son 5 años el período mínimo de estudio para realmente hacer piezas bonitas.”
Esenciales en la sombrerería, que también se imparte en la Escola Massana y en la Escola de la Dona, son el sentido del equilibrio y el color, así como el material empleado, desde fibras naturales o artificiales de origen vegetal (paja, rafia, crin), hasta fieltro de pelo de conejo, entretelas especiales, etc.

pasion-creativa_no__5095

Calzado
Carolina Milani regenta un taller de calzado en Poblenou (www.tallerdecalzado.com) Para ella, confeccionar sus propios zapatos es algo más necesario que deseado, y que responde a su voluntad de frenar el consumismo que impera actualmente. Sin embargo, es consciente de que muchos de los asistentes a sus cursos lo que desean es contar con una pieza única y exclusiva: “La gente se cansó de que sus zapatos digan Nike en gigante”.

tallerdecalzado_taller_libre-1014x487

Carolina empezó trabajando en Argentina, su hogar, dando clases en escuelas de moda y en varios ateliers. Al llegar a Barcelona también palpó en el ambiente el deseo de mucha gente de aprender el oficio de zapatero, con lo que abrió un taller en el que más que el diseño, lo que se explica es el proceso de construcción del zapato: “El rubro del calzado está muy dejado de lado, es un oficio que ya no se aprende, pues las escuelas de moda han optado por centrarse en el diseño y no en la fabricación artesanal. Yo lo explico todo desde cero, desde hacer un patrón hasta cómo emplear las distintas máquinas involucradas en el proceso”.
Iris Morata fundó su empresa en Barcelona en 2006. En un principio, su colección de zapatos fue pensada para dar servicio a pequeñas boutiques del mercado local, pero rápidamente empezó a posicionarse dentro y fuera de nuestro país y a adquirir prestigio internacional gracias a la calidad y el diseño de sus productos. Aunque es una marca joven, ya está presente en España, Alemania, Francia, Holanda, y Japón. La filosofía de la firma se basa en buscar la perfección en la fabricación y el diseño. Para la temporada otoño/invierno 2011-12 abrirá la primera tienda en Barcelona.

tallerdecalzado_horma-580x366

Iris Morata es también profesora de diseño de calzado en el Master en Complementos y Accesorios de Moda de la Escuela Superior de Diseño y Moda Felicidad Duce. “Inicialmente eran cursos breves, pero hace unos años, debido a la creciente importancia de los complementos en el mundo de la moda, decidimos desarrollar un Master dedicado en exclusiva al calzado, a los bolsos y a la pequeña marroquinería. Seguimos ofreciendo cursos de introducción al sector de los complementos, para aquellas personas que necesitan conocimientos básicos”.
En las aulas se aprenden no sólo los pasos que requiere el desarrollo de una colección, sino también a aplicar los materiales apropiados en cada modelo, a utilizar la tecnología y/o maquinaria apropiada en cada caso y a familiarizarse con el proceso de fabricación y comercialización.

tallerdecalzado_cursos_1-580x366

Lencería
La diseñadora de lencería Manuela Lovely ofrece cursos trimestrales e intensivos para aprender a realizar ropa interior, desde dibujar el patrón hasta confeccionar distintos tipos de sujetadores y braguitas, en su taller del Poblenou (http://eltallerdecosturaylenceria.blogspot.com).

10492284_678236568913832_1279977488675900967_n

A sus clases acuden todo tipo de perfiles, desde costureras a enfermeras, profesoras de idiomas e incluso ingenieras. Eso sí, en este caso es necesario que tengan unos mínimos conocimientos previos de costura, porque elaborar un conjunto de ropa interior, a diferencia de otro tipo de prendas, es un proceso bastante complejo. Manuela, que ha sido estudiante de todo tipo de manualidades (diseño de moda, confección en piel, patronaje, elaboración de zapatos…) decidió dedicarse a enseñar confección de lencería para “compartir la belleza de crear algo tan delicado y femenino”. En su taller se imparten también clases de costura avanzada, ropa para bebés, trajes de baño e incluso prendas para perros.

Credits: publiqué una versión de este artículo en mayo de 2011 en Estilos de Vida -ES-, suplemento semanal de La Vanguardia.

Photos: Duduá, El taller del calzado, El taller de costura y lencería

2 Comments on Pasión creativa, oficios que vuelven

  1. Adri
    25/02/2017 at 09:33 (10 months ago)

    Hola Anna!por favor me pu des indicar donde podría aprender a hacer cinturones, bolsos y collares, pulseras (bisutería) en Barcelona?
    Gracias.

    Reply
    • Anna Tomàs
      26/02/2017 at 09:20 (10 months ago)

      Hola Adri,
      puedes preguntar en Duduá, que hacen infinidad de cosas. A nivel más profesional, las escuelas de moda ofrecen posgrados especializados en la elaboración de estos productos. Saludos

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Comment *